…lo cual me hace preguntarme dónde está la línea que separa la educación del adiestramiento. ¡qué fina me parece!