salitre, tesoros y aventuras

Mi infancia tiene, entre otros muchos, un intenso olor a salitre, alga, y espuma de ola. Crecí jugando en las rocas de Ondarreta y las del Pico del Loro, y en el monte Igueldo, que tiene puesto ballenero y faro para los marineros. También paseando por el monte Urgul, fortín con murallas y cañones que un día protegieron a la bella Easo. Y pescando en la isla Santa Clara o en los muelles del puerto.

Mi infancia también huele a esos libros de Enid Blyton repletos de islas escondidas tras las nieblas, faros fantasma azotados por tormentas y pasadizos secretos que conducen a cavernas llenas de tesoros.


S.J.de Gaztelugatze, foto del aita (retocada)

Cómo pues no iba yo a fantasear con que los acantilados de Igueldo fueran tumba de buques legendarios, o que las rocas del Peine de los Vientos enterraran algún tesoro, o que entre los muros del Pico del Loro hubiera algún mapa escondido. Cómo dudar de que alguna de las cuevas o túneles del monte Urgul se extendían bajo la bahía hasta llegar a la isla, o que atravesaban el monte hasta conectar con las catacumbas del museo San Telmo que está a sus faldas.


S.J.de Luz, foto del aita (retocada)
Pero no sólo Donostia, toda la costa vasca está llena de sitios que inspiran épicas batallas, destinos fatales y aventuras. No hace mucho el aitá sacó una foto a la isla de San Juan de Gaztelugatze en Bizkaia, que se presta a imaginar fue guarida de piratas; tal vez escondieran allí alguno de sus botines. También fotografíó el puerto de Saint Jean de Luz, en Lapurdi, donde es fácil imaginar los barcos corsarios salir en busca de sus presas inglesas.

Parece ser que las costas vascas, habitadas por excelentes marineros, fueron fuente inagotable de corsarios y también de piratas durante varios siglos. Pero dudo escondiesen tesoros o secretos en una costa tan poblada y activa como la nuestra. Tampoco he escuchado (aún) del descubrimiento de galería secreta alguna ni de mapas de como llegar ni a la isla de Tortuga ni a ninguna otra. Pero si tienes la imaginación de un chaval donostiarra de diez años, o de treinta, ese tipo de detalles no importan en absoluto; para ti todos aquellos lugares donde se escucha el sonido de las olas y huele a sal esconden, sin duda alguna, innumerables tesoros aún por descubrir, pasadizos para investigar y misterios que desvelar.

4 thoughts on “salitre, tesoros y aventuras

  1. admin

    Que por cierto, he descubierto que retocar fotografías es muy divertido. Por ejemplo, intenté peliculizar un poco la isla de San Juan de Gaztelugatze. Van una foto antes y despues del maquillaje:

  2. xTr1m

    Hey, go make a 4k gfx out of it 🙂

    Solamente habría que hacer una buena height map en la cpu, meterla en una textura, ixaleno’ear todo, y al final renderear la vegetación y la casa.

  3. admin

    bueno, técnicamente no es un heighmap, están esos túneles/hoquedades (tres en la foto). Ixalenizar (“ixalenoar”? “ixalenoizar”?) el dibujo en la GPU tendría alguna dificultad añadida, pero podría hacerse, sí… Hm…

  4. xTr1m

    Si, los tuneles son una excepcion… no se si por ellos vale la pena un poco de CSG (recortar del terreno 2 cilindros transformados, o para ser mas realistas, paraboloidos o conos)…

    pero de resto (sin vegetacion) sería identico a ixaleno. Faltaría modelar bien el agua.

Leave a Reply