mariñelaren zai

La esperanza no es algo negativo si va acompañada de una búsqueda o lucha activa por aquello que la suscita; de hecho, puede convertirse en el arma más poderosa. La resignación en sí misma tampoco ha de ser fatal, ya que puede servir para cambiar, rearmarse y seguir adelante con nuevas ilusiones. Ahora bien, si no es así, cuando resignación (pasiva) y esperanza (ciega) se unen la infelicidad está asegurada. Por eso para mí “mariñeralen zai” es una canción con final triste.

Arotzak zuen alaba bat,
zan herriko xarmangarriena.
Bi gizonek nahi zuten jabe izan,
haren bihotzaz nola esan.

– Zer dun, zer dun ene alaba?
– Mariñela maite dut aita.
– Ez al dun ulertzen, ezinezkoa da;
jauntxoa da hiretzat maitia.

Orduan egarriak denak ziren ba
maitasun ukatuarentzat.
– Jauntxoa dator hire esku bila,
mari
ñela Irlandara doa.

Hala izan zan eskontz behartua,
aberatsik ez ziren han.
Ta guztiek dantzan, guztiak alai,
mail ezberdinak ahaztuaz.

– Zer dun, zer dun ene alaba?
– Mariñela maite dut aita.
– Ez al dun ulertzen, ezinezkoa da;
jauntxoaren emaztea zara.

Gaur egun oraindik ikus dezakegu
alaba hura lehioan,
mariñelaren zai, zai;
itsasoan du itxaropena.

(traducción en la sección de comentarios)

mariñelaren zai

El cantábrico, custodiado por el Jaizkibel, Izarraitz, Hernio y Adarra (foto del aita)

2 thoughts on “mariñelaren zai

  1. admin
    Traducción:

    El carpintero tenía una hija,
    era la más bella del pueblo.
    Había dos hombres que querían ser su dueño,
    dueño de su corazón.

    – ¿Qué te pasa, qué tienes hija mia?
    – Amo al marinero, padre.
    – ¿No entiendes que es imposible?
    El señorito es para ti.

    Entonces la sed era una
    para el amor denegado.
    – El señorito viene a por tu mano;
    el marinero marcha a Irlanda

    Y así fue la boda forzada,
    no había ricos allí.
    Y todos bailando, todos alegres,
    olvidando las diferencias entre clases.

    – ¿Qué te pasa, qué tienes hija mia?
    – Amo al marinero, padre.
    – ¿No entiendes es imposible?
    (Usted) es la esposa del señorito.

    Hoy día aún podemos ver
    a aquella hija en la ventana,
    esperando y esperando al marinero;
    tiene su esperanza puesta en el mar.

    Translation:

    The carpenter had a daughter
    She was the most beautiful of the village.
    Two men wanted to own her,
    to own her heart.

    – What’s the matter, what’s the matter my daughter?
    – I love the sailor, father.
    – Don’t you understand it’s impossible?
    It’s the Gentleman who is for you.

    And so thirst was one
    for the denied love.
    – The Gentleman comes to ask for your hand,
    the sailor goes to Ireland.

    So was the forced wedding.
    There wasn’t any rich people there.
    Everybody dancing, everybody happy,
    (social) classes were forgotten.

    – What’s the matter, what’s the matter my daughter?
    – I love the sailor, father.
    – Don’t you understand it’s impossible?
    You are the Gentleman’s wife.

    Today, we can still see
    that daughter, in the window,
    waiting, and waiting for the sailor;
    the sea is her hope.

Leave a Reply