Monthly Archives: July 2009

la cremallera

aunque resulte cómico sugerir que la cremallera es uno de los grandes inventos de la humanidad, confieso que yo creo que lo es, y que sigo fascinado con esta proeza del hombre; de hecho aún hoy me quedo a veces embobado mirando y analizando su funcionamiento, cómo las cintas entran en la pieza metálica, cómo los ganchitos minúsculos y milimetradamente cosidos se unen entre ellos, cómo consigue aislar, y lo difícil que es de reparar. qué sistema tan delicado, qué mecanismo tan endiablado. de verdad que chapó por el sueco que la inventó. es algo espectacular.

about skills and work

talent, skills, intelligence… these are things that can help on learning/training faster or more efficiently, but that’s it. I guess in the end of the day almost anybody can do almost anything. Probably it’s more about passion, dedication and hard working?

ecologismo egoísta

hablando del tema de adolescentes estúpidos y egoístas, me viene por supuesto a la mente el tema de los movimientos ecologistas y las políticas verdes. y se me entristece el corazón.

siempre he sentido que el ecologismo actual no es más que una miserable reacción de egoísmo humano absoluto.

esta actitud de “cuidemos la naturaleza para la supervivencia/necesidad del hombre” es penosa y pobre de espíritu. si destruir el equilibrio natural es a lo que nos ha llevado el egoísmo a corto plazo, si esa fue la actitud del niño a quien ninguna ley externa le prohibía abusar de la naturaleza (no había ningún “no malgastarás recursos…” en los diez mandamientos), la actitud actual no es menos sintomática del egoísmo que caracteriza a los humanos, un egoísmo no a corto sino a medio plazo esta vez.

espero que un día dejemos de ser adolescentes y empecemos a amar las cosas por sí mismas, sin buscarles la utilidad o el provecho propio. porque hay cosas que son bellas, estemos nosotros o no para verlas, porque merecen la pena ser conservadas, o buscadas, o cambiadas por sí mismas. en el fondo sólo sabemos mirarnos el ombligo.

adolenscentes egoístas

somos aún unos estúpidos adolescentes.

hace tiempo fuimos niños, de esos con poco juicio a los que hay que llevar agarrados de la mano para que no se caigan, a quienes decían qué cosas eran buenas y cuáles eran malas, cómo actuar.

ahora somos adolescentes, y aunque ahora el valor de las cosas las infundimos nosotros mismos y no terceros, aún no sabemos amar las cosas de puro corazón, sino que los valores los basamos en el egoísmo.

es cierto que no hay nada más aberrante que la actitud del niño que practica el “amarás” y el “no tomarás” por obediencia y no por actitud expontánea propia. y aunque el adolescente ya no obedece, ahora actua por el triste egoísmo. la actual “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti” es una tristísima filosofía de vida.

yo digo que ya es hora de ser adultos, dejar el niño botarate y adolescente egocéntrico, y empezar a amar las cosas por sí mismas, por su belleza, de forma expontánea y profunda.

el hombre ergódico

La interpretación de Marie del mar de nubes como una gran masa de nieve, debido a que era la única experiencia previa con la que encontró alguna similtud, me hace preguntarme qué ocurriría si a los niños se les dejase elaborar en sus explicaciones, si no se les dieran respuestas. Puede que cada niño inventase su propia proto-mitología para explicar lo que les rodea, igual que hicieron y hacen aquellos que sin ser niños no tienen más referencias en las que basar sus conclusiones.

Es más, se me ocurre, así a botepronto, que igual que durante en proceso biológico del desarrollo de un embión humano uno puede ver las diferentes etapas evolutivas por las que ha pasado el hombre (pez, anfibio, reptil, mamífero, etc), tal vez analizando el desarrollo mental de un niño uno puede trazar la evolución del pensamiento humano prehistórico (mitología natural, mitología, religión, y demás formas rudimentarias de pensamiento).

Elucubrando un poco, y mirando el desarrollo del hombre desde la dimensión del desarrollo individual y desde la dimensión como especie y sociedad, se me ocurre que podríamos investigar si éste además de a nivel biológico, es también a nivel social un proceso ergódico.

dudas

algunas veces me pregunto si no seré yo un político sin vocación

de charleta

.hola
veo una cabecita que asoma por encima del asiento de delante.
.hola
la cabecita se esconde.

la cabecita reaparece, y yo le saco la lengua. risita.
.¿qué haces?
.nada, miraba el cielo
.está nevando
.no, no nieva, son nubes. estamos encima de ellas
.estamos encima de las nubes… ¿cómo te llamas?
.iñigo
.¿cómo?
.i ñi go. ¿y tú?
.marie
.encantado marie
.mi madre quiere casarse contigo
.vaya, ¿tú crees?
.sí
me saca la lengua. y se queda mirándome.
.mira, empezamos a bajar, vamos a meternos en las nubes
.¡vamos a ir por dentro de las nubes!
.sí
.¿cómo es posible?
.ahora verás. va a ser divertido, pero como vamos a aterrizar en un ratito es mejor que te sientes
.vale
la cabecita desaparece.
la que se quiere casar conmigo le abrocha el cinturón y yo me preparo para no perderme el descenso entre las nubes.

en las nubes

no soy el único que mira el mar de algodón blanco.

– look mum, it’s snowing!!
– no my darling, it’s not snowing
– then what the heck is that?

y veo un dedito que señala hacia fuera.


foto de www.yunphoto.net

No sé que me fascina más, lo increíble que debe ser vivir descubriendo cosas nuevas continuamente, la naturalidad con los niños viven ese proceso, o la forma en la que el cerebro humano siempre interpreta las cosas que aún no entiende através de las que ya conoce. Porque la niña acaba de ver un paisaje de nubes por primera vez en su vida, porque se ha limitado a preguntar qué es aquello sin grandes sobresaltos ni excitaciones, y porque para su todavía limitada experiencia la cosa más parecida a lo que ve es un paisaje nevado, y así lo ha interpreteado a pesar de las obvias diferencias – si la niña nunca hubiese visto nieve, tal vez habría dicho que se trata de una gran bañera llena de jabón.

huele a conveniencia

solidaridad y caridad no son palabras que me gusten demasiado… ¿no os recuerdan a ese dar de comer al pobre borrico para que pueda seguir caminando con nuestra carga a sus espaldas, y llamarlo un gesto bonito?

jeroglíficos domésticos

Soy de los que van bastante a piñón fijo para los quehaceres cotidianos. Por ejemplo, llevo haciendo la colada diez años y nunca he usado más que uno sólo de los programas de lavadora. No sé qué tipo de lavados y prelavados puede hacer, ni me ha interesado lo más mínimo hasta ahora.

Sin embargo hoy por primera vez necesitaba de una función concreta de la lavadora, y me he puesto a revisar los diferentes símbolos del frontal del aparato, y me he encontrado cosas como éstas:

Me pregunto si soy el único que se saltó la asignatura Jeroglíficos y Electrodomésticos en el colegio, porque desde luego no soy Jean-François Champollion y nunca se me han dado bien las adivinanzas. Para comparar, va otra lista de símbolos semejantes:

nota: tras devanarme los sesos y jugar a la eliminación y el azar he dado con el que ha resultado ser el buen programa, aunque habría sido mejor si hubiera empezado, como Champollion, por la Piedra de Roseta o Manual de Instrucciones.