Monthly Archives: November 2008

copos y deseos

los copos de nieve no siempre caen del cielo con forma de estrellitas. Cuentan que cuando lo hacen es porque alguien cerró lo ojos muy fuerte y pidió como deseo que nevase.

descubrir e inventar

El otro día hablaba con una amiga sobre la diferencia entre descubrir e inventar que, sorprendentemente para mí, veo que no todo el mundo tiene muy clara.

Por ejemplo mi profesor de Circuitos Integrados de la universidad abogaba por el descubrimiento del chip. Intenté hacerle comprender que el microchip fue inventado (en un laboratorio) y no descubierto (bajo una piedra). Su postura radical (tal vez religiosa) y el espantoso planteaminento de la asignatura hicieron que me negara a estudar el temario. Protesté en silencio presentándome al exámen tres veces y dejándolo en blanco, y a voz viva en su despacho el mismo número de veces, todas inútiles como ocurre con este tipo de gente, pero esa es otra historia.

Es cierto que existen casos en los que la línea que separa lo descubierto de lo inventado es difusa. Es especialmente complicado en el ámbito de la ciencia, donde sin ir más lejos muchos me discutirán mi tesis de que las leyes de la física son inventadas por el hombre más que descubiertas. Pero un caso que incluso a mí mismo me resulta desconcertante en ocasiones, lo reconozco, es el de las matemáticas… Una vez una idea es desarrollada, y los conceptos que la orbitan inventados, comienza el proceso de análisis en el que se deduce el comportamiento de éstos y sus mutuas relaciones. Y de alguna manera, a partir de cierto punto, y por un momento, uno tiene la sensación de estar descubriendo más que inventando.

Pero sin entrar en el terreno de lo metafísico, volviendo al uso diario del lenguage, me tienta afirmar que por lo general la diferencia entre aquellas cosas que son descubiertas y las que son inventadas es clara. Por ejemplo, el modo de transimisión de una enfermedad es descubierto, o las propiedades de un mineral, e incluyo tanto las serendipias como las búsquedas metódicas y sistemáticas. El diseño de un nuevo tipo de codificación de televisión o una herramienta de arado son, en cambio, cosas inventadas. Sé que no es siempre fácil ceñirse a un criterio tan simplista como éste de “objecto construido por el hombre versus objeto natural”, pero en cualquier caso, por favor, ¡que no me digan que el microchip fue descubierto!

evidencias

Puede que la página principal de la Wikipedia (la enciclopedia del mundo) sea un reflejo del nivel cultural de los diferentes países, o de su interés por el conocimiento.

Como se ve en su portada, en niveles absolutos el conocimiento se reparte entre el inglés, alemán y francés en cuanto a lenguas europeas se refiere. El español está a la cola, a pesar de ser el tercer o cuarto idioma más hablado del mundo. De hecho, a niveles relativos, los franceses, alemanes e ingleses escriben media docena de artículos por persona, los holandeses, polacos e italianos se mueven por la decena, mientras que en castellano apenas llegamos a un artículo por hispanoparlante.

Añádase a esto el hecho de que el español medio no es capaz de leer en otra lengua que la suya propia, mientras que los holandeses y alemanes han nutrido la enciclopedia con sus artículos apesar de que se desenvuelven perfectamente y utilizan habitualmente la lengua inglesa (es decir, tienen también acceso a todos los artículos escritos en inglés).

Se mire como se mire, los datos siempre dejan en evidencia el hecho de que los españoles apenas recurren ni contribuyen a la Wikipedia. Eso sí, a pesar del desinterés por la enciclopedia del mundo, según Google el castellano es la lengua más utilizada en Youtube. Así que mejor que cada uno saque sus propias conclusiones…

un palíndromo

“yo hago yoga hoy”

nos salío al buen amigo Ham y a mí el otro día en el chat mientras le contaba alguna de mis aventuras.

is this really me?

not long ago i discovered somewhere in that big thing called “the internet” this way of describing yourself where you drop a bunch of terms that are somehow related to you. not that i believed it’s a serious way to tell about you, but i found interesting the idea of quickly gathering those things that cross my mind everyday and writing them down, as an exercise. this is what i came up with:

algebra, algorithms, animals, art, assembler, autumn, ballet, bicycle, black, brussels, c, c++, classique dance, clubs, coding, contemporary dance, computer art, computer science, dancing, data compression, demoscene, demoparty, dogs, education, electronic music, electronic art, erotism, fashion, fetish, flowers, forests, formulas, fractals, graphics, house music, intros, images, landscapes, learning, love, mathematics, mathemagics, mountains, nature, opengl, perlin noise, performances, pixar, pixels, procedural art, programming, physics, raytracing, rendering, research, romanticism, ruling the world, science, sex, sexy women, shaders, skiing, snow, sound synthesis, speaking to the crowd, spring, sun, summer, winter, women, world domination, writing, you

indeed after putting this list together it was clear to me that it’s not the collection of words who will define me, but rather the way i mix them all together in my daily life. and that cannot be written in few lines of text.

la butaca A17

bajo y me siento un rato en la butaca A17 para mirar la obra en tercera persona, con un mínimo de distancia. desde esta perspectiva la veo como una sucesión de actos separados, con papeles variados para un mismo actor que en verdad se interpreta a sí mismo, donde cada acto cuenta con su escenografía, sus personajes, sus emociones, sus equivocaciones, sus cicatrices, sus improvisaciones, sus descubimientos, sus creaciones, sus complicidades, su canción y sus palabras mágicas.

desde aquí, posición privilegiada, veo claramente las trazas de los actos ya interpretados. en el suelo han quedado marcadas las huellas de lo caminado, el aire se ha impregnado de los olores intensos que en él flotaron, y los eco de las voces aún resuenan vívidas. me sobrecoge una sensación tan alegre que lloro de tristeza; y es que los actos previos fueron tan intensos que quisiera pudieran ser interpretados de nuevo indefinida e ininterrupidamente.

pero cuando comprendo que estoy disfrutando sobremanera la pieza, cambio de nuevo las lágrimas de tristeza por unas de alegría. y aunque sé que la obra es demasiado corta y que una escena más es una escena menos, me incorporo de la butaca A17 y subo al escenario de un brinco. me pregunto qué inventaré para la siguiente acto.

genealogía de la moral – Nietzsche

(Un texto que me enamoró hace 11 años en el instituto y que sigue teniendo un lugar provilegiadísimo en mi corazón. Gracias Angel.)

– ¿Quiere alguien mirar un poco hacia abajo, al misterio de cómo se fabrican ideales en la tierra? ¿Quién tiene valor para ello?… ­¡bien! He aquí la mirada abierta a ese oscuro taller. Espere usted un momento, señor Indiscreción y Temeridad: su ojo tiene que habituarse antes a esa falsa luz cambiante… ¡­Así! ­¡Basta! ­¡Hable usted ahora! ¿Qué ocurre allá abajo? Diga usted lo que ve, hombre de la más peligrosa curiosidad, ahora soy yo el que escucha.

– No veo nada, pero oigo tanto mejor. Es un chismorreo y un cuchicheo cauto, pérfido, quedo, procedente de todas las esquinas y rincones. Me parece que esa gente miente; una dulzona suavidad se pega a cada sonido. La debilidad debe ser mentirosamente transformada en “mérito”, no hay duda, es como usted lo decía.

– ­Siga!

– … y la impotencia, que no toma desquite, en “bondad”; la temerosa bajeza, en “humildad”; la sumisión a quienes se odia, en “obediencia” (a saber, obediencia a alquien a quien dicen que ordena sumisión, Dios lo llaman). Lo inofensivo del débil, la cobardía misma, de la que tiene mucha, su estar-aguardando-a-la-puerta, su inevitable tener-que-aguardar, recibe aquí un buen nombre, el de “paciencia”, y se le llama también “la virtud”; el no-poder-vengarse se llama “no-querer-vengarse”, y tal vez incluso “perdón” (pues ellos no sabes lo que hacen, ­únicamente nosotros sabemos lo que ellos hacen!). También habla esa gente del “amor a los propios enemigos” – y entre tanto suda.

– ­Siga!

– Son miserables, no hay duda, todos esos chismorreadores y falsos monederos de las esquinas, aunque estén acurrucados calentándose unos junto a otros; pero me dicen que su miseria es una elección y una distinción de Dios, que a los perros que más se quiere se los azota; que quizás esa miseria sea también una preparación, una prueba, una ejercitación, y acaso algo más -algo que alguna vez encontrar  su compensación, y ser  pagado con enormes intereses en oro, ¡­no!, en felicidad. A eso lo llaman “la bienaventuranza”.

– ­Siga!

– Ahora me dan a entender que ellos no sólo son mejores que los poderosos; que los señores de la tierra, cuyos esputos ellos tienen que lamer (“no” por temor, ­de ninguna manera!, sino porque Dios manda honrar toda autoridad), – que ellos no sólo son mejores, sino que también “les va mejor”, o, en todo caso, alguna vez le irá mejor. Pero ¡basta!, ­¡basta! Ya no soporto más. ­¡Aire viciado! ¡­Aire viviado! Ese taller donde se fabrican ideales me parece que apesta a mentiras.

– ­¡No! ¡­Un momento todavía! Aún no nos ha dicho usted nada de la obra maestra de esos nigromantes que con todo lo negro saben construir blancura, leche e inocencia: ¿no ha observado usted cuál es su perfección suma en el refinamiento, su audacísima, finísima, ingeniosísima, mendacísima estrategema de artista? ¡Atienda! Esos animales de sótano, llenos de venganza y de odio, ¿qué hacen precisamente con su venganza y con el odio? ¿Ha oído usted alguna vez esas palabras? Si sólo se fiase usted de lo que ellos dicen, ¿barruntaría que se encuentra en medio de hombres del resentimiento?…

– Comprendo, vuelvo a abrir los oídos (¡­ay!, ­¡ay!, ­¡ay!, y cierro la nariz). Sólo ahora oigo lo que ya antes decían con tanta frecuencia: “nosotros los buenos – nosotros los justos”. A lo que ellos odian no es a su enemigo, ­¡no!, ellos odian la “injusticia”, el “ateísmo”; lo que ello creen y esperan no es la esperanza de la venganza, la embriaguez de la dulce venganza (“más dulce que la miel”, la llamaba ya Homero), sino la victorioa de Dios, del Dios “justo” sobre los ateos; lo que a ellos les queda para amar en la tierra no son sus hermanos en el odio, suno sus “hermanos en el amor”, como ellos dicen, todos los buenos y justos sobre la tierra.

– ¿Y cómo llaman a aquello que les sirve de consuelo contra todos los sufrimientos de la vida, su fantasmagoría de la anticipada bientaventuranza futura?

– ¿Cómo? ¿Oigo bien? A eso lo llaman “el juicio final”, la llegada de su reino, el de “ellos”, del “reino de Dios”, pero “entre tanto” viven “en la fe”, “en el amor”, “en la esperanza”.

– ­¡Basta! ­¡Basta!

garabatos

A todo el mundo le gusta tirar dibujitos mientras habla por teléfono o atiende un speech largo. Sobre los trece me sumé yo también a esta manía colectiva, y comencé a llenar de trazos cuadernos y hojas de ejercicios del colegio. Desde entonces siempre he sido de formas abstractas y levemente ornamentales, sin mayor significado que el que el subconsciente les imprime.

En la universidad la tradición se mantuvo, no sólo durante la época de exámenes (momento de recuperar el contacto con los ejercicios y el estudio), sino también durante las clases que atendía, ya que yo he sido más de escuchar al profesor que de pillar apuntes (siempre hay alguien dispuesto a cogerlos por ti, y en cualquier caso en el exámen no va a caer nada de lo que se da en clase).

Hoy en día los dibujitos siguen proliferando, especialmente durante las reuniones del curro, a las que siempre me llevo el par de hojas del planing de la reunión y un bolígrafo negro. Al acabar, estos folios, y con ellos los tres o cuatro garabatos, suelen ir a la papelera de reciclaje (a la real, no la del ordenador), en directo “y sin pasar por la casilla de salida”. El otro día en cambio me pasé por el scanner para sacar sendas copias digitales a los dos chucurrillos del día.

Podéis postear aquí en los comentarios también vuestros propios garabatos.

conflicto con el lenguage

No es raro que al cabo de una semana haya inventado dos o tres nuevas palabras… es casi una necesidad tal vez, un deseo de deshacerme de esa vestimenta pesada que me envuelve y entorpece los pensamientos y sentimientos; es un anhelo de libertad, una pelea por abrirme paso a través de esa enorme telaraña del lenguaje, del que tan sólo alcanzo a ver una pequeña parte pero que aun así siento me cerca. Es una pelea desesperada, posiblemente emprendida en vano como la de quien intenta cortar las cabezas del dragón, porque con cada brecha abierta, con cada nueva palabra creada, un nuevo concepto que vagaba libre es apresado y agregado cual trofeo a la gran tela de araña de la que pretendo escapar. Sí, cada vez que le pego un corte, el lenguage se fortalece.

Y que exraña relación ésta que me traigo con el lenguage; amor y odio; y es que a veces me parece que me oprime tanto como lo necesito.

i'm sorry for you

“More than 25 percent of the public believes in astrology  […] and one quarter to more than half of the public believes in haunted houses”

If you tell me you are unable to enjoy the beauty of a flower blooming, if you tell me you fail to see the mystery of a mountain being slowly eroded by a river, if you tell me the birth of a baby is not something magical to you and the universe ultimately enigmatic… if you tell me you need to believe in miracles somewhere else but in this fabulous reality we had the chance to live, then you certainly are missing something beautiful here, and I cannot but feel sorry for you!

álgebra, mp3 y Legendre

Recordaréis de las clases de álgebra que a menudo es útil representar un vector (o función o señal) arbitrario f como la combinación lineal de una colección de vectores a la que llamamos “ejes”, “base” o “sistema de coordenadas”. Es decir,

Las coordenadas a veces reciben nombre propios, como por ejemplo “coeficientes de Taylor” cuando o “coeficentes de Fourier” si . Una forma de calcular tales coordenadas es hacer , y claro, los casos en los que los ejes son perpendiculares  (como lo es el de Fourier) son especialmente interesantes porque y calcular sus coordenadas se vuleve tan sencillo como hacer productos escalares (agrúpense bajo una multiplicación con una matrix de rotación). Por razones análogas el producto escalar de dos vectores representados en una base semejante se convierte en una simple serie de multiplicaciones y sumas de coordenadas, muy útil para cálculos de iluminación realista por ordenador (de ahí el uso de esféricos armónicos).

Además en muchos casos reales uno puede prescindir de los vectores de mayor grado n sin afectar demasiado la fidelidad de la representación de f (por eso los reproductores de MP3 funcionan) porque éstos tienen energía menor cada vez al mismo tiempo que su error se distribuye por todo el dominio de f (caso de los cosenos y cía). En cambio con los polinomios mónicos de Taylor el error crece con la distancia al origen, lo que es una pena. Sin embargo hace dos siglos el matemático francés Legendre construyó un sistema de coordenadas polinómico en el que los ejes de mayor grado contienen menor energía y que además tienen un error más homogéneo. Es decir, creó una alternativa no trigonométrica a Fourier!

Si alguien quiere reconstruir tal sistema lo más sencillo es tomar los ejes de Taylor y empezar a rotarlos/proyectarlos hasta hacerlos perpendiculares entre sí y después normalizarlos para que midan 1 (a lo Gram-Schmidt). El resultado son los polinomios de Legendre:

etc, que como se ve son funciones cuya frecuencia aumenta con el grado. ¿He aquí un nuevo juguete con el que comprimir movimientos de cámara y siluetas?

amelia – videodanza

He aquí Amelia, un videodanza de la compañía La la la Human Steps. Danza neoclásica donde además de los bailarines, la cámara también es parte de la coreografía. El genio tras el proyecto se llama Edouard Lock. La pieza es mucho más larga, en este extracto sólo vemos a Mistaya Hemingway y Jason Shipley-Homes, pero de todos modos esta parte es especialmente bella.

Personalmente no es el movimiento en sí mismo lo que más me atrae, sino la estética general, el color, las sombras, la música y sobre todo las cámaras (las tomas). La experiencia general me parece fantástica. De verdad, no os lo perdáis.

(gracias a Judit por enseñármelo hace algún tiempo ya)

horario de invierno

Hay un tema que me trauma desde siempre, el llamado “horario de invierno” que nos fuerza a cambiar cada año la hora de nuestros relojes. Y es que lo hacemos al revés de como mi sentido común me repite una y otra vez debería hacerse; y mira que me resulta sencillo entender intuitiva y naturalmente la proyección de funciones y señales en una base de esféricos armónicos, pero oye, que este tema del horario de invierno no me entra en la cabeza de ninguna forma… Además cuando lo hablo con la gente veo que nadie me puede dar respuestas convincentes, así que me zambuyo a rebuscar en la internet (“the internet is really really great! …”) a ver si cazo una explicación con fundamento. Y esto es lo que encuentro:

Como cada año entrada la estación otoñal se realiza un cambio de hora, de esta manera conseguimos disfrutar más de la luz solar y de esta forma ahorrar más energía. El cambio de horario nos permite adaptar el ciclo de luz solar a las actividades humanas, de forma que se dependa en menor medida de la electricidad.”

Es decir, lo mismo que todo el mundo repite como un loro. Vamos a ver amiguitos… antes de hacer el cambio de hora cuando salía del trabajo, momento que asocio a ese “disfrutar” del artículo que cito, había cierta luz. En cambio, tras el cambio de hora mi tiempo de ocio trascurre a oscuras en mayor medida que antes. Además, básicamente me importa un carajo que amanezca a las 9 o a las 10 porque, si los planetas se alinean ese día, estoy en la oficina trabajando de todos modos y poco me importa el sol que pueda hacer en la calle. Se ve que soy un bicho raro, porque valoro más mi tiempo libre y prefiero que anochezca a las 7 y no a las 6 para tener un poco más de luz para pasear, por ejemplo. Estoy seguro que a los comerciantes también les parecerá oportuno que el día dure hasta la hora de cierre frente a que haya luz temprano por la mañana cuando aún no han abierto las tiendas (nota, aquí el horario de comercio es de 10:00am a 6:30pm).

En cuanto al tema energético la mayoría de los artículos serios que he encontrado hacen notar que la UE concluyó tras un (parece ser exhaustivo) estudio que no es claro que el cambio de hora conlleve ahorro de energía alguno, y que de ser así, éste está en cualquier caso por debajo del 0.5% . El orígen histórico de la motivación energética se remonta a la primera guerra mundial donde el cambio de hora permitió ahorran en carbón. Bien, hace mucho que no usamos carbón, tal vez alguien lo haya notado.

Algunos estudios, éstos ya menos serios, notan que el horario de invierno es beneficioso porque el sol (entiendo que por alguna razón sólo el matutino y no el vespertino?!) facilita el procesado de la vitamina D y por tanto mejora la salud de la población… Esto…. no me tomen el pelo que tengo un cerebro, por favor.

En resumidas cuentas, me gustaría que el cambio de hora en invierno se hiciera a la inversa, y se ajustasen los relojes para tener una hora adicional de luz y no de menos (durante la franja de horarios en la que transcurre la vida normal de un ciudadano medio). Como supongo que hasta que no conquiste el mundo nadie me va a hacer el más mínimo caso, al menos me gustaría que los señores dirigentes, que hasta ahora por alguna razón no se han dado cuenta del problema, considerasen el no marear la perdiz y dejar los relojes tranquilos durante todo el año. Yo es que quiero vivir de día y no de noche, que le voy a hacer!

la mujer más atractiva del mundo

Ha subido al vagón ágilmente y se ha quedado de pies como yo, a mi lado. Cabello largo dorado sobre las espaldas, una figura esbelta, cuerpo perfecto sin sobrepasar la línea que define lo explosivo, símplemente proporciones divinas. Atrevida pero formal al mismo tiempo en el vestir, botas altas negras preciosas de tacón medio, falda corta, blusa blanca, chaqueta, y gabardina entallada beish claro, un balance ideal entre elegancia y erotismo. Se ha puesto a mirar sonriente por la ventana en una pose graciosa. De perfil me resulta aun más provocativa que de frente; lejos de ser una cara insulsa prototipo de muñeca, una nariz con una forma peculiar realza la belleza de su rostro y hace que no pueda apartar la mirada de ella. Se acaba de retirar el pelo y a mi me entran unas ganas terribles de morder en el cuello a la mujer más atractiva del mundo.